Trucos para enviar archivos grandes a través del correo electrónico

5 (100%) 1 vote


Uno de los medios de comunicación favoritos a nivel empresarial es el correo electrónico. Este permite alcanzar grandes volúmenes de usuarios de una forma muy sencilla. Además, sigue siendo muy usado como medio de comunicación personal. Una de sus grandes ventajas es la posibilidad de adjuntar archivos con cualquier tipo de información complementaria. Es aquí donde nos queremos detener, ya que los servicios de correo electrónico establecen límites en cuanto al tamaño máximo de adjuntos. Para obviar este problema, vamos a sugeriros una serie de trucos para enviar archivos grandes a través del correo electrónico.

Seguramente que muchos tenéis un correo de empresa, donde este límite se hace todavía más patente. Saltar esta restricción usando el propio sistema de archivos adjuntos no es posible, pero podemos recurrir a servicios alternativos para paliar el problema.

Cómo enviar archivos grandes a través del correo electrónico.

Cada servicio de correo electrónico tiene unos límites en cuanto a tamaño máximo de archivo que podemos adjuntar. Este límite es aplicable aunque usemos clientes de correo de escritorio o las versiones web. La cuestión es que cuando queremos enviar archivos muy grandes, los adjuntos de los email no nos ofrecen una solución y necesitamos una urgente.

Por suerte, tenemos a nuestra disposición otras herramientas que se integran perfectamente con el uso del correo electrónico. No son herramientas propias del servicio de correo electrónico, pero que de alguna manera lo complementan para que nuestros mensajes cumplan con nuestros requisitos.

alternativas a gmail



Los límites de tamaño máximo de adjunto de las plataformas gratuitas de correo electrónico son:

  • En Gmail el límite es de 25 MB por cada email.
  • Outlook nos permite adjuntar archivos de hasta 20 MB.
  • La plataforma Protonmail permite adjuntar hasta 25 MB de datos por email y un número máximo de 100 adjuntos.
  • GMX es la compañía con un límite mayor, ya que podemos llegar a adjuntar archivos de hasta 50 MB.

Almacenamiento en la nube.

Una de las primeras opciones que se nos viene a la cabeza es echar mano de un servicio de almacenamiento en la nube, por ejemplo Mega. Este sí que nos permite compartir archivos muy grandes de forma cómoda. Incluso podemos usar aquellos servicios que están ligados a nuestro servicio de correo, por ejemplo Google Drive en el caso de Gmail u OneDrive en el caso de Outlook.

Este sistema también tiene la ventaja de que podemos compartir carpetas de archivos y hasta decidir con que usuarios compartirnos los archivos. Dicho de otro modo, tenemos las ventajas del correo electrónico combinadas con las ventajas del alojamiento en la nube.

El proceso es sencillo, una vez que hemos subido el contenido que queremos compartir buscamos la opción para obtener el enlace para compartir. Este enlace lo insertaremos en el email y así el destinatario ya tiene acceso a los archivos.

Dividir el envío de archivos.

A pesar de que usar un servicio de alojamiento en la nube es la opción más sencilla y cómoda, puede que no guste a alguno. Para ello, vamos a dar otra alternativa que consiste en dividir el envío de los archivos. Para esto, necesitaremos un compresor de archivos que permita la creación de volúmenes, como puede ser WinRAR o 7-Zip.

Si queremos enviar un archivo de 80MB y el tamaño máximo de archivo adjunto que permite nuestro servicio de correo es de 25MB, podemos crear 4 volúmenes. Cada volumen ocuparía unos 20MB por lo que podríamos adjuntarlo sin problemas.



Te puede interesar: