Mucho cuidado si inicias sesión en equipos ajenos



Seguro que en más de una ocasión has tenido que acceder a tu cuenta de correo desde un equipo público, el móvil de un amigo o desde un ordenador que no es el tuyo. Acceder a nuestras cuentas desde este tipo de equipos supone un riesgo bastante grande. Al no tener el control sobre el equipo, podemos comprometer nuestra contraseña e incluso datos confidenciales.

La solución a este problema es muy sencilla, evitar el iniciar sesión en equipos que no sean nuestros. Por desgracia, a veces esto es algo difícil de cumplir. Sin ir más lejos, hace unas semanas me dirigí a mi copistería de confianza, donde tuve que descargar un documento de mi correo para imprimir. Al cabo de unas horas ya me llegaba una notificación de que Google había bloqueado varios intentos de inicio de sesión en mi cuenta.

En mi caso tuve suerte y no pasó nada, ya que pude actuar rápidamente y cambiar mi contraseña. Con esta historia no pretendo aburriros, sino concienciaros de que la seguridad es primordial en internet.

Consejos para iniciar sesión en equipos que no son nuestros.

Cuando llega el momento de iniciar sesión en un equipo ajeno, debemos poner en práctica una serie de buenas prácticas de seguridad para evitar sustos. Personalmente, si tienes que usar tus datos bancarios o de tarjeta de crédito en un equipo cuya seguridad no está bajo tu control, te recomiendo que no lo hagas.

Buenas prácticas con el navegador para mantener nuestras cuentas seguras.

Si lo que queremos es iniciar sesión en nuestra cuenta de correo o en alguna red social, la regla de oro es evitar que se guarden nuestras credenciales. Como ya sabéis, los navegadores permiten recordar nuestras contraseñas, pero no uséis esta funcionalidad.

Muchas webs de correo electrónico, redes sociales, foros y otros servicios nos permiten mantener la sesión iniciada. Debemos asegurarnos de no iniciar sesión con esta opción seleccionada. Este mecanismo emplea las famosas cookies para mantener nuestra cuenta autenticada y en este caso nos exponemos a que nos roben dichas cookies.

Casi me salto el consejo más básico y de sentido común, pero seguro que ya le ha pasado a más de un usuario despistado. Se trata de cerrar la sesión una vez hayamos terminado de usar el equipo. Nos referimos a cerrar sesión en el servicio web (Gmail, Outlook, Drive, etc) no en el sistema operativo.

Si antes de dejar el equipo borramos todos los datos de navegación (cookies, cache, archivos temporales, etc) mucho mejor. Podríamos haber optado desde un inicio por usar el navegador en modo privado o modo incognito, ya que así no se guardará ningún dato de navegación automáticamente.

Configurar nuestras cuentas para que garanticen la seguridad.

Algunos servicios ofrecen sistemas de seguridad adicionales, como añadir nuestro número de teléfono. Estos sistemas conocidos como identificación de dos factores o identificación en dos pasos, nos ayudarán a mantener nuestros inicios de sesión más seguros.

2fa two factor auth

Siempre existe riesgo de robo de credenciales.

Lamentablemente da igual que sigamos al pie de la letra todas las indicaciones anteriores y mantengamos unas buenas prácticas para iniciar sesión de forma segura. Al no tener el control del equipo siempre existe la posibilidad de que a nivel sistema operativo existan herramientas maliciosas para robas nuestras contraseñas.

Los programas llamados keylogger graban todas las teclas que pulsamos y se usan para robar contraseñas. También existen otros programas maliciosos como malware y troyanos, que no dudarán en robar toda nuestra información.



5 (100%) 1 vote

Te puede interesar: